Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Marketing y gestión de negocios | diciembre 11, 2017

Scroll to top

Top

Lecciones de liderazgo desde el fútbol

Lecciones de liderazgo desde el fútbol
 

¿Cómo se reinventa un modelo de productividad que cambia las jerarquías individuales por las de liderazgo colectivo?

Después de casi dos décadas, el fútbol de Colombia vuelve a otra Copa Mundo FIFA. La paradoja es que las mismas torpezas que jugaron en contra de las aspiraciones para los frustrados intentos hacia Japón y Corea 2002, Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, estuvieron vivas durante el proceso de clasificación a Brasil 2014:

> Dirigentes contaminados de miopía de gestión.
> Una estructura deportiva excluyente de los mínimos principios de la Planificación Estratégica.
> Gobiernos que solo se ocupan del principal entretenimiento de los colombianos en periodo electoral o cuando las habilidades innatas de algunos atletas trasciende las fronteras y por efecto, el momento de gloria trasladado a palacio para que el presidente acuda al camuflaje para lucir el sudoroso vestido de la gloria ajena como suya.
> La mayoría de los 36 clubes de primera y segunda división en bancarrota y sus dirigentes perversos en el trato del jugador (la esencia de su negocio) al que margina con sueldos miserables y la violación de los mínimos derechos sociales.
> Medios de comunicación carentes de capital humano para la crítica constructiva y la orientación de una sociedad ávida de cambio.
> Patrocinadores a la caza de las pocas alegrías que el fútbol despierta en una sociedad inmersa en los efectos de los patrioteros mediáticos que inflan cualquier gesto en las canchas como logros inimaginables.

Hoy, tras la meta alcanzada y el jolgorio que como pretexto se prolonga en cada rincón del país, es prudente advertir que el logro no obedece a un proceso planificado, pero que bien gestionado, pudiera convertirse a futuro en un arquetipo a seguir.

Pero la posición preferente que hasta ahora alcanza Colombia en la fiesta mundial Brasil 2014, no elimina las realidades que afectan el principal entretenimiento de los colombianos:
> El fútbol de clubes es una de las Ligas menos competitivas del continente y una de las más débiles en estructura organizativa.
> Hay inapetencia de consumo en sus estadios tanto por la visibilidad de la violencia urbana que durante años marca al país sudamericano como por la carencia de ídolos.
> El fútbol de Liga colombiana se rige con una legislación caduca para los nuevos tiempos de la era de los mercados sin fronteras, en los cuales las organizaciones deportivas evolucionan de clubes a empresas y marcas comerciales.

Cómo liderar procesos en medio de la turbulencia

En medio de este desorden administrativo, social, económico y deportivo, el momento del fútbol colombiano en Brasil 2914, deja a su débil dirigencia deportiva y por efecto, a los líderes de los sistemas productivos de la nación, algunas lecciones sobre cómo liderar procesos en medio de la turbulencia.

1. A PENSAR POR ANTICIPADO:
Aunque no hubo Planificación Estratégica a largo plazo, se reinventó en medio de la crisis para gestionar metas desde un modelo de responsabilidades con trabajo en equipo y líderes que se comprometieron a desalojar del campo juego la improvisación organizacional.

Para reinventar la clasificación que venía de dos resbalones con nacionales: los de Hernán Daría Gómez y Leonel Álvarez, la primera acción ejecutiva fue el nombramiento de un gerente de campo y no la de un técnico de fútbol. Esta delegación facilitó formar un equipo de trabajo con una visión de gerencia integral para gestionar una materia prima dispersa en varias ligas del mundo, pero carente de metodología a la hora de la convocatoria para vestir la camiseta nacional.

2. A GESTIONAR UN LIDERAZGO COLECTIVO:
El gerente de campo elegido, José Néstor Pekerman, más que un entrenador de fútbol, es un gestor del liderazgo desde el trabajo en equipo. La Federación focalizó este valor agregado de su experticia y lo dotó de todas las libertades para que el argentino diseñara su proyecto con áreas definidas de ejecución. Y comenzó delegando en un grupo de preparadores físicos la responsabilidad de seguir y tramitar ante la segunda casa del jugador, sus clubes, tanto el estado competitivo del momento como la situación emocional, para luego gestionar toda esa información durante las pocas horas en la selección. El objetivo, mantener el rol del día a día de sus clubes en lugar de planes específicos que pudieran afectar el rendimiento con sobrecargas de producción.

Definió los orientadores por zonas, o lo que en la empresa tradicional llamamos gerentes por áreas de producción. Afloró la división de trabajo específico: porteros, defensa, medio y ataque. Cada frente con un líder, pero todos en comunión con el objetivo común.

Luego gestionó el descanso por encima de la sobrecarga física. A su llegada a la selección, el cuerpo médico evalúa, pronostica y somete al jugador a un estado de reposo total. Si los niveles de productividad marcan científicamente alguna variable negativa, el jugador se exime de responsabilidades competitivas pero continúa en la concentración compartiendo el espacio de convivencia.

3. A RESPETAR LA PRIVACIDAD:
Pekerman sincronizó las áreas operativas para que el corto periodo del jugador en la selección fuera altamente rentable. En este apartado acabó con la intromisión de los periodistas como informantes desde las habitaciones. Hizo del hotel un lugar ‘casi sagrado’ para el descanso y no para la ‘cultura del desorden’ que los sometía al jolgorio de las entrevistas con medios, agentes, amigos y fans en contra de su espacio de privacidad.

4. A RECUPERAR LA CREDIBILIDAD DEL LÍDER:
José Néstor Pekerman rompió con la cultura del populismo del técnico de la selección nacional en los medios de comunicación a toda hora, con el peligro de incurrir en el divisionismo por el efecto de la información sesgada para aquél o aquellos periodistas que se consideraban amigos incondicionales del entrenador. La costumbre se cambió por una charla democrática horas antes de cada juego.

5. A REINVENTAR EL PORTAFOLIO DE NEGOCIOS:
La estrategia Brasil 2014, diseñada bajo los principios de la decencia y el respeto de los roles de gestión en la división del trabajo tanto desde el modelo de gerencia de campo de Pekerman como desde el administrativo, llevó a la Federación a reinventar el portafolio de negocios de su línea de producto estrella con clientes sintonizados con el arquetipo diseñado. Se acabó la polución de mensajes cifrados en las falsas ilusiones para dar paso a estrategias de persuasión que conectan al patrocinador con el sueño de gloria de los colombianos sin el patrioterismo de otrora que las marcas comerciales alimentaban desde los medios de comunicación.

6. A VISIBILIZAR UN NUEVO MODELO DE GESTIÓN:
Para los directorios de los sistemas productivos de Colombia, la clasificación y paticipación de la selección a la Copa Mundo Brasil 2014 quedará como la lección de liderazgo de un grupo de atletas que con la gerencia de campo de un personaje adusto, poco carismático y frío para los medios de comunicación, José Néstor Pekerman,  reinventó un modelo de productividad que sustituyó las jerarquías individuales por un liderazgo colectivo.

El reto ahora será el de sostener las lecciones del modelo Pekerman como el arquetipo de partida para cimentar una cadena de producción adaptada al nuevo orden mundial de los negocios del entretenimiento con empresas (clubes) sólidas en la gestión del deporte como un producto más en el mercado; dirigentes sin miopía de marketing; una legislación que estimule a los inversores de patrocinio y que transforme la violencia en rituales de convivencia en y fuera de los estadios; una activa, efectiva y verdadera participación del ejecutivo (gobierno) en reglamentar los oficios de deportista y entrenador como profesiones dignas y bajo el amparo de una normatividad laboral decente.


X

Password olvidado?

Crea tu cuenta

Recuperar password
Escribe tu email.
El sistema te envia un nuevo password a ese email.